El conseller Pelegrí asiste a la entrega del Premio Europeo de Desarrollo Sostenible a la constructora Benito Arnó

El premio le ha sido concedido por la restauración de una antigua gravera, convertida en una bodega que elabora vinos y aceites de producción certificada ecológica.
 
Por primera vez en la historia en esta categoría, el ganador ha sido una empresa catalana.
 
Los premios los otorga la Unión Europea de Productores de Áridos (UEPG).
 
El consejero de Agricultura, Ganadería, Pesca, Alimentación y Medio Natural, Josep Maria Pelegrí, ha asistido en Bruselas a la entrega del Premio Europeo de Desarrollo Sostenible concedido por la Unión Europea de Productores de Áridos (UEPG), a la empresa catalana Benito Arnó para la restauración de una antigua gravera y por su contribución y valor añadido a la sociedad que aporta dicha restauración.
 
De esta manera, el consejero ha querido dar apoyo institucional a la empresa de Benito Arnó y su proyecto ganador, que ha dado lugar a la Gravera, la única bodega de Cataluña ubicado en una antigua cantera restaurada, que elabora desde los inicios vinos y aceites de producción certificada ecológica por el Consejo Catalán de la Producción Agraria ecológica (CCPAE).
 
Benito Arnó es una empresa de tercera generación, que lleva a cabo un sistema de trabajo sostenible mediante la biodinámica, recuperando al mismo tiempo un patrimonio de viñedos centenarios (1890), variedades perdidas, fauna y flora autóctonas. Esta compañía, que desarrolla su actividad en el ámbito nacional e internacional, también realiza estudios sobre la influencia y gestión de recursos hídricos y solares con universidades e instituciones como el Instituto Catalán del Vino (INCAVI).
 
Este es el Primer Premio Europeo UEPG el Desarrollo Sostenible. El premio concedido pertenece a la categoría Economía-Contribución a la Sociedad y Valor Añadido, a la que han presentado propuesta 14 de los 28 países miembros, y un total de 52 candidaturas en las diferentes categorías. Los premios han sido otorgados por un jurado europeo independiente. Y por primera vez en la historia en esta categoría, el ganador ha sido una empresa catalana.
 
El consejero Pelegrí ha felicitado la familia Arnó, responsables de La Gravera por ser la primera empresa catalana que recibe este reconocimiento, y ha remarcado el esfuerzo que está haciendo el sector para incorporar las Buenas prácticas en la gestión de las explotaciones y su compatibilización con la biodiversidad, y el potencial de competitividad que ello conlleva. El consejero ha animado al sector a “seguir trabajando en la línea de la economía sostenible”.
 
El titular de Agricultura ha expuesto el caso de La Gravera como un ejemplo de buenas prácticas en la gestión de la biodiversidad en las canteras y graveras. “Algunas han permitido que numerosas especies se permanecieran desde el inicio de la explotación y convivieran con los equipos de trabajo. En este caso, además de ser respetuosos con la flora y la fauna autóctonas, son también un ejemplo en cuanto la producción agrícola ecológica “.
 
Cada año en Cataluña se producen 65 millones de toneladas de áridos, material necesario para la construcción de viviendas e infraestructuras o para obtener el cristal con que se hacen objetos tan cotidianos como las gafas o las copas. Por este motivo, ha dicho Pelegrí, “es importante cubrir la demanda social de estos materiales sin que la naturaleza se resienta, no sólo para el mantenimiento de la diversidad biológica, sino también porque los recursos naturales puedan prestar los servicios que la sociedad requiere para el bienestar humano. ”
 
En la ceremonia, también se ha entregado un premio a otra empresa catalana, PROMSA, del grupo Cementos Molins, en la categoría de Seguridad en el Trabajo para la prevención de riesgos laborales.
 
enlaceVer publicación

volver