Recientemente hemos adquirido dos nuevos contratos de conservación de carreteras de la Generalitat de Catalunya. Uno es de 260km de tramos de carreteras del parque de Tremp (Lleida) y el otro, 320km de tramos de carreteras del parque de Ponts (Lleida).

Las tareas de conservación, como sabemos, son esenciales para el mantenimiento de la seguridad de nuestras vías: vialidad invernal, atención a incidencias e incidentes, limpieza de cunetas, mantener los márgenes limpios, sustitución de señalización y barreras de seguridad, atención a urgencias… Todas, tareas indispensables para que la carretera sea transitable y segura para todos.

Las carreteras son vías de comunicación, están a nuestro servicio y cubren necesidades esenciales (como su uso para ir al trabajo, a centros educativos, a hospitales…) y necesidades no esenciales pero importantes para nosotros y la economía de muchas zonas (como los desplazamientos por ocio y turismo).

Por otro lado, los trabajos de conservación sirven para optimizar los recursos, no es lo mismo mantener que recuperar. Y tampoco es igual de eficiente conducir por una vía en buen estado que por una vía deteriorada. Por eso las tareas de conservación deben ir enfocadas también a optimizar la eficiencia de las carreteras desde ambas perspectivas: construcción y conducción.