La constructora leridana Benito Arnó ha sido reconocida por su labor en la restauración de una antigua gravera.

La constructora leridana Benito Arnó ha ganado el Premio Europeo de Desarrollo Sostenible, que le ha entregado este miércoles La Unión Europea de Productores de Áridos (UEPG) en Bruselas. El empresario Benito Arnó, que ha recogido personalmente el galardón, ha reconocido que se siente “sorprendido pero muy contento porque es un reconocimiento al trabajo realizado”.

El premio concedido pertenece a la categoría Economía-Contribución a la Sociedad y Valor Añadido, a la que han presentado propuesta 14 de los 28 estados miembros de la UE, y un total de 52 candidaturas en las diferentes categorías y, por primera vez, el ganador en esta categoría ha sido una empresa catalana. En la de Seguridad en el Trabajo para la prevención de riesgos laborales, el premio también se lo ha llevado una empresa catalana, PROMSA, del grupo Cementos Molins.

El proyecto de la constructora leridana, tal como explica Arnó, “trata sobre la explotación de una antigua explotación minera, en este caso una gravera, que aparte de reconvertirla en un campo de cultivo se ha plantado una viña y se ha hecho un proyecto medioambiental para su explotación “. Así, el proyecto ha dado lugar a la Gravera, la única bodega de Cataluña ubicado en una antigua cantera restaurada, que elabora desde los inicios vinos y aceites de producción certificada ecológica por el Consejo Catalán de la Producción Agraria Ecológica (CCPAE).

El conseller de Agricultura, Josep Maria Pelegrí, que también ha asistido al acto, ha felicitado la familia Arnó y remarcó “el esfuerzo que está haciendo el sector para incorporar las buenas prácticas en la gestión de las explotaciones y su compatibilidad con la biodiversidad, y el potencial de competitividad que ello conlleva. ”

Además, Pelegrí ha dicho que “como país necesitamos explicar y reconocer aquellas empresas que han hecho y están haciendo las cosas bien” y ha asegurado que para Cataluña el galardón supone “un orgullo y un honor”. “Pero también tenemos que sacar otra lección: el estímulo, la imagen o la enseñanza que puede haber de esta empresa, que hacer las cosas bien puede tener su reconocimiento y por tanto debemos intentar explicar que si las cosas se hacen bien tienen premio “, ha añadido el conseller.

enlaceVer publicación

volver