Como constructores hacemos muchas tipologías de obras de edificación: residencial, equipamientos deportivos, industriales o sanitarios, escuelas…

Si hablamos de viviendas, una de las cosas que más nos gusta y que tal vez no se ve a simple vista, es cuando trabajamos en proyectos con una orientación muy pensada donde se ha hecho una distribución de las estancias según criterios de luz y aprovechamiento del clima.

La buena orientación de una casa, depende de las posibilidades del terreno, no es lo mismo tener una fachada que dos, tres o incluso cuatro (o cinco si consideramos el techo). Asimismo, también depende del clima del lugar donde se vaya a construir, si es muy frío, lluvioso o caliente. Y claro, también dependerá mucho del estilo de vida de las personas que terminen habitando la vivienda.

Las fachadas a sur son las más calientes porque reciben más sol y las norte, las más frías por lo contrario. Algunas personas prefieren colocar los dormitorios en la fachada norte para aprovechar la luz en la zona de estar y la cocina y hay quien prefiere que los dormitorios estén en la parte más caliente de la casa.

No siempre todo es blanco y negro, pero se nota cuando el proyecto de construcción se ha hecho esta reflexión y esto como constructores es algo que nos gusta percibir, ya que esta fase de trabajo ya nos viene dada.

En el caso del nuevo proyecto que tenemos entre manos con el equipo de arquitectos de Mejón Arquitectura, Casas con vida, estamos teniendo la oportunidad de participar en todo el proceso de creación y hacer esta reflexión de la mejor orientación para las 5 casas que se construirán teniendo en cuenta el espacio del terreno, el clima de extremos de Lleida, la distribución interior i la distribución de las casas y el espacio abierto.

Por eso en este caso, la orientación sureste aprovechará los rayos indirectos del sol de la mañana y parte de la tarde y se aprovechará la luz durante todo el día. En invierno, este aprovechamiento permitirá mantener mejor la temperatura y en verano, la incidencia diagonal del sol también permitirá reducir el calor.